En el recinto del Concejo Deliberante El secretario Alejandro Arias brindó explicaciones ante los concejales

ante la convocatoria formulada por los ediles, para dialogar sobre las dificultades presentadas en la obra de ampliación de la red de agua corriente de la ciudad, que derivó en importantes dificultades padecidas por los vecinos durante los últimos días

El Secretario de Obras del municipio Alejandro Arias, concurrió en la mañana de este miércoles 20 de febrero, al recinto del Concejo Deliberante, ante la convocatoria formulada por los ediles, para dialogar sobre las dificultades presentadas en la obra de ampliación de la red de agua corriente de la ciudad, que derivó en importantes dificultades padecidas por los vecinos durante los últimos días.

El funcionario municipal estuvo acompañado por uno de los directores de su secretaría, Federico Monti. Por el cuerpo deliberativo participaron los concejales Osvaldo Casalins (presidente del cuerpo), además de Fernanda Coronel, Ramiro Canggianelli, Ana Francese, Gabriel Macchi, Lorenza Márquez, Claudia Pérez Cazal, Ignacio López y Ramiro Ferrante.

Arias se manifestó convencido de la necesidad de que exista una política de estado en cuanto a la provisión de agua corriente, que vaya más allá de los gobiernos de turno, agregando que la ciudad tuvo en este aspecto un crecimiento no planificado, al que calificó como “anárquico”.

Alejandro Arias explicó que la obra de la denominada “macromalla” estuvo pensada en tres etapas, y señaló que al iniciar los trabajos se encontraron con cañerías que calificó de obsoletas, reconociendo que aún el nuevo sistema no está funcionando en plenitud. Destacó que se construyeron dos nuevos pozos de extracción de agua que sí están funcionando, respondiendo ante una consulta sobre si se habían hechos controles por la posible presencia de arsénico en el agua de esos nuevos pozos, que ello no era una dificultad, siendo que sí lo había sido –más que el arsénico- la salinidad. Explicó Arias que sobre la autovía dos existían un total de ocho pozos de extracción, dos de los cuales no funcionaban, por lo que sumaron los dos nuevos; a esto indicó se deben agregar otros ocho pozos de extracción ubicados en distintos lugares de la ciudad, pero señalando que los mismos son de bajo caudal de agua.

Arias reivindicó además la mejora en el transporte de agua corriente a la zona rural.

Consultado el secretario sobre las razones por las cuales en algunos lugares el agua sale con suciedad, explicó que se debe a la presencia de óxido de manganeso, que se desprende de las cañerías, indicando que no es tóxico, reconociendo la multiplicidad de quejas receptadas de los vecinos, señalando que esto se solucionará con el transcurrir de los días.

Al referirse a los problemas que se dieron con la provisión de agua corriente, si bien el funcionario reconoció las dificultades que se presentaron, indicó que en no pocos casos los inconvenientes se agudizaron los problemas presentados en cada uno de los domicilios.

El funcionario, consultado sobre si había estado previsto un plan de contingencia para estas situaciones, respondió que el servicio nunca se cortó en la ciudad, afirmando que lo que hubo fue una disminución en el servicio, precisando además que lo ocurrido puntualmente en el barrio 30 de Mayo se debió al desacople de una junta en la cañería.

Arias afirmó que una vez terminada la obra, la misma dará respuesta para unas cincuenta mil personas, a razón de 270 litros de agua por día y por persona. En la actualidad, según indicó Arias, se les brinda servicio a unas 28.000 personas.

El funcionario confirmó que se continuarán haciendo nuevos pozos, sobre la traza de la ruta dos.

 

OBRAS EN CALLE LIBRES DEL SUR

El secretario brindó también  a los concejales respuestas sobre la marcha de las obras en la calle Libres del Sur. Arias indicó que consideraron que no era necesario cambiar las cañerías de agua en la principal calle comercial de la ciudad, aunque sí los medidores. Reconoció las demoras que se presentaron en la primera cuadra (entre Mazzini y Bolívar) aunque afirmó que van a poder cumplir con el plazo estimado de seis meses, señalando que recibieron múltiples quejas de los comerciantes, pero explicando que en las cuadras que restan, los tiempos de trabajo serán mucho más veloces.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*